Humor negro

Humor negro

Luis Murat

Crimen es una palabra fuerte, grave, delicada y preocupante que, la mayoría de las veces, se entiende como quitarle la vida a alguien, matar a otra persona, asesinarla.

En otros países, crimen tiene varios significados que van desde la violación a la ley en varios y diferentes grados, como darse a la fuga, resistirse al arresto, no respetar las luces del semáforo, etcétera, pero no, necesariamente, significa acabar con la vida de una o más personas.

En México, premeditar, sugerir, aconsejar, o realizar un crimen significa privar de la vida a alguien. Eso es delicado y condenable, y más todavía, cuando se sugiere, o se participa en un magnicidio.

Más claro, nadie tiene el derecho de quitarle la vida a otra; a menos que el motivo sea legitima defensa.

Pero, en tanto no sea el caso, los motivos, sean políticos, económicos, sociales, emocionales o de cualquier otra índole, no justifican, de ninguna manera, el matar o sugerir un crimen o un magnicidio.

Hace unos días, nos enteramos de que el periodista Ricardo Alemán había sugerido en twitter un magnicidio:

“Les hablan” : “A John Lennon lo mató un fan. A Versace lo mató un fan. A Selena la mató un fan. A ver a que hora, chairos".

Sugerencia que se entendió como el cortarle el paso a un candidato presidencial, a cualquiera de los tres, aunque a uno ya le pusieron el saco. Negarlo o interpretarlo de otra manera significaría necedad propia de un testarudo.

Alemán lo sugirió y punto. Ahora hay que aguantar las consecuencias que, por cierto, ya se iniciaron como fueron la cancelación de contratos de trabajo por parte de Canal 11 de televisión y Televisa, más las que seguirán contra el periodista que usó el humor negro con mal gusto; que se tornó prepotente y que, desde hace ya un tiempo, escribe con clara tendencia a favor del régimen. Tal vez, creyendo que la cobija del periodismo lo blinda de todo y de todos.

He leído al columnista, notando los cambios radicales y descalificaciones cada vez más rudas en sus entregas. El abuso de lenguaje soez contra los que opinan, o se expresan de manera diferente a la suya, han sido motivos para que Alemán descargue su ira e intolerancia contra ellos, contradiciendo así la libertad de expresión a la que acude para defender sus argumentos.

Alemán, al darle la vuelta a la crítica positiva del periodismo ético se auto convirtió en la “verdad absoluta” hasta que él mismo derramó el vaso. No quedo duda de que el periodista se colocó del lado distinto al que le conocíamos y eso cambio el objetivo critico independiente.

Alemán hizo trizas su credibilidad, o la que le restaba, tanto es así que poco después de haber sido cesado de Canal 11 y de Televisa, declaró que solo había perdido a dos clientes de los muchos que tiene.

Además, insistió en su posición señalando que: “Ja, Ja, Ja”. “Recuerden que solo el primero de los perros sabe porque ladra!!! El resto son manada! Ja, Ja, Ja. Saluditos a la legión de idiotas!”

Frente a las actitudes de quien parece tener pésimo humor negro, al igual que las comunicadoras como Denise Dresser cuando en un programa de Zuckermann solicitó un piloto depresivo para tripular el avión presidencial; o cuando le deseó la muerte a Elba Esther en su próxima cirugía.

Yuriria Sierra no escapó a la tentación macabra de invocar a Lee Harvey Oswald para que diera cuenta de Enrique Peña Nieto. Paco Taibo II no podía faltar al escenario mediático y echó andar su humor negro sugiriendo fusilar a los que estén en contra del Peje; recomendando además, que cuando sea presidente gobierne por decreto. En tanto esto sucede y las opiniones se dividen, el abogado Ricardo Peralta Saucedo acudió a la Procuraduría General de la República para denunciar la “apología del delito de homicidio” en contra de Ricardo Alemán.

Ricardo Peralta declaró: “vengo solo, con la intención de poner un freno a la impunidad y además, promocionar la cultura de la denuncia, hay 88 muertos al día de hoy, relacionadas con las campañas electorales, presidentes y expresidentes municipales, regidores, personal de partidos políticos que bajo ninguna circunstancia podemos seguir en este escenario. Aclaró que la denuncia no es con la intención de dañar al periodista Ricardo Alemán, sino hacer que funcionen las instituciones y para darle un punto final a este tipo de situaciones que vive el país”; a ver si se ocupa también de los otros casos arriba mencionados.

Así como la reacción del abogado Ricardo Peralta; en las redes sociales las reacciones se han multiplicado en contra de Alemán, toda vez que se puede estar en contra o a favor de un candidato presidencial, pero no sugerir un magnicidio por quienes tienen a su alcance un micrófono público y un espacio en los medios de comunicación.

Estas actitudes, resultado de una campaña electoral sucia, son negativas para la salud social y hay que condenarlas e impedirlas sin miramientos, a fin de no confundir, mañosamente, la libertad de expresión con actitudes que esconden otros propósitos como es el eliminar, mediante un magnicidio, a un candidato presidencial con el cual, en lo personal, no coincidimos, pero eso lo expresaremos en las urnas.

Solo ese humor negro le faltaría a México para echarlo todo a perder.

@luis_murat

Pin It
Tu publicidad