Pejenomics

Pejenomics

Adolfo Pons

Estamos ante la fecha fatal de la firma de la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte. NAFTA por su acrónimo en inglés. Supuestamente debería haberse alcanzado y firmado el acuerdo ésta semana, lo cual no ocurrió por una u otra razón.

La nueva fecha límite es el día 18, para que pueda ser acordado por el Senado de los Estados Unidos, antes que termine su periodo legislativo. En caso de no lograrse, el tratado entraría en una fase catatónica y cimbraría los mercados financieros, en especial el tipo de cambio peso – dólar.

En estos días, estamos viendo cómo el dólar se ha visto fortalecido por varios factores, una tiene que ver con ésta incertidumbre del TLC, a otra por el tema Argentina y la otra principal, el alza inminente a las tasas de interés en EE UU.

Como vemos, las principales razones, de ésta volatilidad en el tipo de cambio no son de índole mexicano. Existen otras que sí lo son, como el cada día más cercano 1 de julio y la fortaleza de AMLO en las encuestas electorales, y la segunda, la política monetaria de reacción que deberá asumir BANXICO ante ésta situación.

Todos estos factores externos, de índole macroeconómico, pero sobretodo la opinión sobre la política monetaria que debiera seguir, BANXICO; para enfrentar periodos de inestabilidad como esta; deberían ser motivo de exposición de los candidatos presidenciales.

En éste tenor de idea económica, AMLO presenta un documento, simple, sin mayor sustento, enunciativo solamente; donde pretende explicar su plan económico en caso de ganar la presidencia de la república.

Como vemos, la materia para Andrés Manuel, le es motivo de un nivel panfleto ¡No le da para más!

Por ejemplo, para el crecimiento del país, se requiere de 6 acciones específicas: 1) fomentar la diversidad de actores en el sector bancario y propiciar condiciones para la competencia. 2) Crear un fondo mixto de inversión pública y privada para detonar proyectos de infraestructura. 3) Aumentar y diversificar las exportaciones. 4) Aplicar una política de cero endeudamientos y baja inflación. 5) Consolidar destinos posicionados e incentivar nodos de desarrollo turísticos regional en zonas con potencial. Y 6) Favorecer los programas universales que detonan el consumo y las economías regionales.

Cuando vemos la pobreza de argumentos y de profundidad para poder enarbolar una política de crecimiento económico; cuando ni siquiera menciona la tasa a la que pretende o estima crecer; cuando no se habla de la tasa de inflación propuesta para su gobierno. Estamos ante una, muy seria, carencia de solidez de la propuesta.

Arrecia la crítica contra los empresarios más ricos del país. Condena el que 4 empresarios acumulan el 9% del PIB, pero no cita la fuente de la información ni el cálculo. Vuelve a insistir en que no habrá aumento de impuestos y que los ajustes fiscales se lograrán por reingeniería del gasto público. Ambos argumentos notoriamente si sustancia y menos sin sustento.

AMLO sostiene que el monto del valor de la corrupción que evitará se “roben” los políticos es de 500 mil millones de pesos, y será la fuente de financiamiento de sus proyectos. Lo que no sabe o no quiere saber, es que ese monto del valor de la corrupción, es el cálculo de toda la corrupción del país. Es decir, desde la mordida al tránsito para evitar una multa, hasta el dar una lana para adelantar mi lugar en la fila para hacer un trámite u obtener un permiso.

NO es una bolsa determinada, ni fondos públicos identificables que dejarían de ser trasferidos de una cuenta a la bolsa de alguien. Este es el gran error en el sustento de la política económica de AMLO; se sustenta en un dinero que no existe, que no es identificable.

Por qué la importancia de que AMLO tenga una sólida postura económica, sencillamente porque si lograse el triunfo el 1 de julio, tendrá que hacerle frente o a la implementación de lo que se logre negociar del TLC-NAFTA o a la renegociación con los 3 países involucrados. Además del Tratado del Pacífico y el de Reino Unido.

La economía del país, es más que buenas intenciones; es mucho más compleja que pretender dictarla por ocurrencias y hacerla pública vía panfletos. AMLO tiene, si quiere verse como opción, y no solo como la alternativa del desencanto; presentar un sólido paquete de entendimiento macroeconómico. No solo condenar que el sistema o estilo de llevar la economía del país, en los últimos 30 años, ha fracasado; sin dar otra alternativa.

Pin It