Estados Unidos: otro mal paso?

Estados Unidos: otro mal paso?

Raul Tamayo

10 de Mayo de 2018.

Finalmente Estados Unidos se retira del Acuerdo Nuclear iraní, atrás quedaron las buenas intenciones, abrazos y muestras de afecto que el presidente estadounidense lanzó sin pudor alguno a su similar de Francia, Emmanuel Macron, hace apenas unos cuantos días, pero también ha quedado lejos el entendimiento y la diplomacia entre los estadounidenses y el bloque europeo, cada día que pasa el mundo ve ante sus ojos la clara formación de dos bloques con intereses distintos.

Por un lado se alinean entorno a los Estados Unidos e Israel naciones como, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, por otro se encuentran los países fuertes de Europa como, Alemania, Francia y Rusia, también China y en una esquina muy particular el Reino Unido, que posiblemente juega el papel de miembro pero igualmente de representante del bloque contrario, un pié en cada lado.

Desde la firma del Acuerdo, Irán limitó su programa de enriquecimiento de uranio y prometió no desarrollar el programa nuclear, en reiteradas ocasiones tanto los inspectores de las Naciones Unidas como los del Organismo Internacional de Energía Atómica, han confirmado el pleno cumplimiento del Acuerdo por parte de Irán, incluso en su momento se levantaron las sanciones internacionales en su contra, lo que les permite vender su petróleo y gas en todo el mundo.

Por otra parte el presidente iraní, Hasán Rouhaní, ha manifestado su absoluto interés de evadir a Washington y continuar negociando con los otros miembros del Acuerdo, lo que ha repercutido en un apoyo claro por parte del grupo de países europeos, que se reunirán la próxima semana con los representantes del gobierno iraní para plantear el futuro del mismo.

Pero las reacciones no han parado ahí, por una parte Alemania y Rusia han acordado inmediatamente trabajar juntos para mantener el Acuerdo con Irán, por otro lado la decisión del gobierno estadounidense también ha provocado declaraciones muy notorias, como la del ex presidente Barack Obama, cuya administración fue la que negoció y firmó el Acuerdo, manifestando que la decisión "es tan equivocada" que hasta el mismo Secretario de Defensa de Estados Unidos apoya el Acuerdo.

También el ex Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, emitió un comunicado contundente declarando que "el anuncio debilita la seguridad, rompe la palabra del gobierno norteamericano, aísla a su país de sus aliados europeos, pone en alto riesgo a Israel, empodera a los enemigos de Irán y reduce la influencia global de los estadounidenses en caso de haber alguna mala conducta por parte de Teherán, sin olvidar que daña la capacidad de negociación para futuras administraciones".

Hay países que han lamentado la postura de los estadounidenses como lo son Australia, Japón y Turquía, calificando al movimiento como "un paso desafortunado".

Como era de esperarse la decisión se encuentra vinculada y enganchada a los intereses económicos petroleros estadounidenses y a la política con Israel, sin olvidar los compromisos pactados desde la campaña del 2016 que llevaron al presidente norteamericano a la Casa Blanca, él mismo ha creado el desacuerdo y sobretodo la incertidumbre respecto al asunto nuclear, por lo pronto en Irán la economía no ha dado señales de crecimiento real, en parte por que los inversionistas aún continúan en espera de los resultados de la presente turbulencia política, lo que es una realidad es que posiblemente a los iraníes no les importe demasiado que Estados Unidos participe en el Acuerdo, siempre y cuando los aliados europeos como los chinos estén dentro.

El gobierno estadounidense continúa tomando decisiones controvertidas que les pueden afectar a mediano y a largo plazo, con un gobierno polémico y con funcionarios poco experimentados, el futuro de su diplomacia se ve incierto, es un hecho que el orden mundial está cambiando muy rápido, existe la posibilidad de que Estados Unidos paulatinamente deje de ser la nación líder entre los países del primer mundo, es posible que esté llegando el momento de ver las últimas notas de un maestro de orquesta desgastado, que por su intolerancia, sus múltiples problemas políticos y sus infinitos intereses económicos, se vea obligado "sin saberlo" a ceder la vara o batuta a naciones un poco más organizadas e interesadas en un orden diplomático menos ocurrente, pero con visión hacia el futuro.

"Es necesario dar a la Organización de las Naciones Unidas el lugar que le corresponde”

Pin It

Mas Leídos

 27 3