Unir a México

Unir a México

Luis Murat

“Aquel que se atreve a instituir un pueblo, debe sentirse con fuerzas para mudar, por decirlo así, la naturaleza humana; para transformar a cada individuo, que por sí mismo es un todo perfecto y solitario, en parte de otro todo mayor, del cual reciba en cierto modo la vida y el ser; ...” J.J. Rousseau.

Los votantes acudieron puntuales a la cita electoral para emitir su voto después de haber transitado por la campaña electoral. Tramo político sucio. No obstante, puede afirmarse, que las elecciones fueron mejores de lo augurado (aunque Puebla esta dando la nota por la mapachería operada desde el gobierno saliente).

Los rumores de negros presagios quedaron en eso en simples rumores para atemorizar a una masa sufragista que reaccionó contrariamente a lo calculado por los estrategas de la desgracia.

Las masas se volcaron a las casillas para sufragar una votación sin precedente que arrojó resultados impresionantes. En efecto, un Movimiento Político pintó de guinda casi a todo el país, con excepción del estado de Guanajuato y Jalisco.

Poco menos de la mitad de la nación eligió a quienes conformarán el gobierno de la República, el Congreso de la Unión, los congresos locales, las alcaldías y 9 gobiernos estatales suman más de 3mil 400 cargos políticos a partir del 1 de noviembre.

Tramo político violento, difícil y sucio hasta el vómito el de las campañas. Sin embargo, las instituciones del país y los votantes libraron con entereza, limpieza y seguridad la responsabilidad política y administrativa que les fue propia. La Nación cumplió y el INE hizo lo mismo.

Una vez superada la primera fase del proceso dialéctico en marcha, el futuro gobierno ha iniciado la segunda etapa, la de transición, y ha sido el candidato electo el primero en hacerlo al reunirse con el Presidente Peña Nieto en Palacio Nacional para un primer encuentro, a fin de afinar los pasos a seguir para armar un exitoso traspaso de los poderes federales.

A lo anterior seguirá el trabajar en algo urgente, me refiero a la reunificación de la nación puesto que un poco más de la mitad de la nación no voto a favor de Lopez Obrador. El reto para él es superior, sobre todo, cuando el hartazgo hizo trizas la paciencia de los gobernados que llegó al el límite hasta tocar fondo, los números inauditos que arrojaron las votaciones así lo indican: o cambio a ultranza a la situación actual o condena a un gobierno que ha prometido como Santa Claus.

De tal suerte, que la tarea de reconciliación significa una tarea mayúscula que requerirá la cuidadosa atención del futuro Presidente que ha prometido sacar a la nación del profundo pozo de la corrupción y violencia en que ha caído y que pronto deberá cumplir, toda vez que la espera de un pueblo saqueado ha sido muy larga.

La señal que el electorado envío, a través de las urnas, es más clara que el agua que se trafica en Iztapalapa.

Tener claro que a partir del 1 de diciembre un nuevo pacto social se contraerá con la nación en el preciso momento de que se reciba el poder y se rinda protesta constitucional, Art. 87: “Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo momento por el bien y prosperidad de la Unión; y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande”.

Tarea difícil, pero grata, pues que mejor que tener la oportunidad de ser el actor principal de la reparación de la tragedia mexicana unificando a un pueblo dividido debido a varias causas, principalmente, por el injusto reparto de la riqueza; por un sistema educativo injusto y desequilibrado, en el cual la escuela pública es ineficiente y la privada cara, pero solo un poco más eficiente, basta preguntar a cualquier estudiante de universidades caras y privadas las capitales de los principales países europeos o latinoamericanos para darnos cuenta del bajo nivel académico, pues las respuestas serían sorprendentes.

El futuro presidente de México aseguró que enviará varias iniciativas de ley para modificar, cambiar o derogar varias leyes y reformas vigentes, entre ellas la Reforma Educativa.

Al respecto es sano y a la manera del pensamiento de J.J. Rousseau, recordar que el gobernante al haber sido electo se transforma en el cuerpo de la Nación, el pueblo mismo en la persona del Presidente, razón por la cual está facultado para proponer iniciativas de ley, y estas no pueden ni deben ser injustas por que el gobernante es cada uno de nosotros y “nadie es injusto consigo mismo” por lo que las leyes que, en el futuro cercano se aprueben, no serán otra cosa “que registros de nuestras voluntades”.

@luis_murat

Pin It